viernes, 26 de septiembre de 2008

Quiero ser como...

- Mamá, cuando crezca, yo quiero ser tan grande como ese pájaro.
- Hijo mío, eso no puede ser. Tú crecerás y, con suerte, serás un poquito más grande que yo y que tu padre, pero nunca llegarás a tener ese tamaño.
- Mamá, cuando sea mayor, yo quiero volar tan alto como ese pájaro.
- Hijo mío, eso no puede ser. Tú aprenderás a volar por encima de los árboles y de las casas, pero nunca llegarás a volar sobre las nubes.

- Mamá, cuando sea grande, yo quiero dibujar una estela en el cielo como ese pájaro.

- Hijo mío, eso no puede ser. Tú podrás planear y hacer piruetas en el aire, pero no dibujarás ninguna estela.

- Mamá, cuando deje este nido, yo quiero viajar muy lejos y conocer otros países como ese pájaro.

- Hijo mío, eso sí que podrás hacerlo. Tú volarás junto a toda la bandada para buscar otro país más cálido donde pasar el invierno.

- Mamá... Y ¿cómo se llama ese pájaro?

- Hijo mío, ese pájaro tan grande, que vuela tan alto, que dibuja estelas en el cielo y que viaja tan lejos, se llama... avión.


Moraleja:
¡Elige bien a quién admiras! ¡Cuidado con los ídolos de barro (o de metal, en este caso)!

13 comentarios:

Freia dijo...

Pero también puede tener una lectura positiva tu delicioso texto:
Que de lo diferente y de lo más grande que nosotros no tiene necesariamente por qué venirnos nada malo; incluso puede que nos abra los ojos y nos ayude a descubrir y desear lo que por nosotros mismos nunca habríamos deseado ni descubierto.
Un saludo

Malena dijo...

Ese es el problema, Luisa, que ponemos a personas encima de un pedestal, dándole unos valores que en la realidad no tiene, sólo existían en nuestra imaginación y al contacto con la realidad, llega la decepción y nosotros mismos nos encargamos de bajarlo del lugar que no le correspondía.

Un beso y buen fin de semana.

CORNELIVS dijo...

"Nadie escarmenta por cabeza ajena...", que decian los abuelos.

En mi caso, perfiero ilusionarme y luego sufrir la decepción, que no ilusionarme jamás. Me gusta dar el voto de confianza; si luego me defraudan, aprendo la lección y a otra cosa mariposa, pero no me gusta autoadoptar excesivas precauciones que adomezcan mi espontaneidad.

Buen post.

Un beso!

manuel-tuccitano dijo...

Nos desilusionan muchas veces lo que hemos endiosado... de todas formas que bonita es la ilusión. besos

Corina dijo...

A través de la mirada de un niño se puede ver otro mundo.
Desea un avión porque no sabe todavía que puede ser viajero o piloto.
Besitos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Graciosa forma de terminar el cuento. En efecto, hay que mirar bien a quien admiramos.

LUISA M. dijo...

Muchas gracias, FREIA, MALENA, CORNELIVS, MANUEL-TUCCITANO y CORINA por vuestros comentarios y reflexiones tan variadas y positivas. Parece que el texto da bastante juego...

Por supuesto, estoy con vosotros en que mantener la ilusión es necesario siempre, pero debemos tener cuidado de no idealizar demasiado al ser que admiramos (o lo que queremos lograr) para evitarnos algunos "batacazos".

Besos a tod@s.

LUISA M. dijo...

PEDRO OJEDA: Parece que tu comentario entró mientras yo escribía el mío y lo vi ahora.
A veces elegimos mal los objetos o sujetos de admiración y... nos llevamos un disgusto cuando nos falla.
Saludos.

SELMA dijo...

Luisa, lo veo algo diferente... Ese niño con preguntas llenas de ilusiones y sueños, se enfrenta al muro de realismo con las respuestas de su madre... Tan pronto... Ya tendrá tiempo de constatar que no todos los sueños se cumplen.. y sí lo hacen, son tan diferentes a lo imaginado...

Un gran beso Luisa.

manuel-tuccitano dijo...

gyate vi en sanlucar digital...una experiencia más... besos

LUISA M. dijo...

SELMA: Tu visión del texto me parece estupenda: son las ilusiones y sueños de la infancia... frente al realismo que representa las contestaciones de la madre.
Está muy bien tener sueños y pensar que podemos realizarlos, lo que trato de señalar en el texto es que si se tiene como modelo algo o alguien que no está a nuestro alcance o que no es lo que parece, nos llevaremos probablemente un desengaño.
Un beso.

MANUEL-TUCCITANO: Lo vi por la mañana y también vi tu texto en el portal. Para mí supone una experiencia nueva y espero que interesante.
Besos.

Corina dijo...

Luisa, no puedo acceder a tu nueva entrada que he visto actualizada en mi blog. No sé si hay un problemilla.

LUISA M. dijo...

Corina, no hay problemas, es que la había guardado para hacerle una pequeña modificación. Ahora mismo voy a publicarla, espero que puedas entrar a leerla. Un beso.