miércoles, 11 de julio de 2012

Esperar y recibir cartas... como las de antes

"Todo el que haya conocido el placer de recibir cartas íntimas, esperarlas y contestarlas, sabrá que esa emoción nunca queda plasmada en el texto mismo de lo escrito."
Carmen Martín Gaite
.
"Enviar una carta es una excelente manera de trasladarse a otra parte sin mover nada,
salvo el corazón."
Petronio


"Nadie es más solitario que aquél que nunca ha recibido una carta."
Elias Canetti
.
"Las cartas son como paquetes que contienen sorpresas."
Doménico Cieri Estrada


Aunque mi buzón no es tan bonito como estos de cerámica que capté en las dos fotografías anteriores,  cuando lo abro y encuentro en él una carta escrita a mano de una amiga que hace tiempo que no veo, de un familiar que se encuentra lejos,... me embarga una emoción especial. Me hace muchísima ilusión recibirla y leerla despacito para disfrutarla durante más tiempo. Lo cierto es que en estos últimos años he recibido muy pocas cartas de estas características, cada vez menos. Creo que este año solo dos, una en navidades y otra por mi santo.
¡Qué pena que se esté perdiendo esta preciosa forma de comunicación escrita para expresar nuestras alegrías y tristezas, nuestros proyectos e ilusiones, nuestros afectos y vivencias! Quizá ahora nos comunicamos con más personas, más rápido y con más frecuencia a través del correo electrónico, con mensajes al móvil, en las redes sociales... Pero, no es lo mismo, que enviar y recibir esa carta escrita a mano con una caligrafía personal donde expresamos lo que sentimos o lo que queremos contar cuidando cada palabra y cada frase. La alegría de leerla, de contestarla unos días después, incluso de guardarla en algunos casos y conservarla para releerla mucho tiempo después, no es comparable al intercambio de sms, ni de e-mails en los que solemos ser muy breves, demasiado escuetos para expresarnos.
Tras esta reflexión nostálgica, y recordando algunas cartas especiales que escribí y que recibí hace más o menos tiempo... se me ocurre una idea: ¿Por qué no escribo esta misma semana una carta (a mano, por supuesto) a alguien especial y espero recibir noticias suyas encontrando una carta manuscrita en el buzón?



6 comentarios:

Freia dijo...

Cuando era una cría y una adolescente pasaba fuera de Madrid los tres meses de verano. Para mí eran fundamentales esas cartas enviadas y recibidas, que me mantenían en contacto con mis amigas o algún amigo.
Después, las lárgas cartas de amor hacia y desde Italia...
¡Aysss, menas rejuvenecido! Creo que yo también voy a escribir una carta a mano esta semana, aunque procuro hacerlo con cierta regularidad.

En una cosa no estoy de acuerdo. Cada vez que miro el buzón del correo electrónico y veo el correo de un amigo, siento la misma emoción que cuando volvía de la playa y tenía la carta de una amiga esperándome.

Un abrazo muy fuerte, Luisa, que vuele hasta el mar. Y felicidades atrasadas, que este año estuve muy desorganizada y se me ha pasado.

LUISA M. dijo...

Hola, FREIA: Me alegro mucho de "verte" por aquí y de haberte hecho recordar vivencias felices relacionadas con las cartas manuscritas.
Gracias por tu felicitación (no importa que llegue con retraso, lo que importa es la intención).
Por supuesto, yo también me alegro cuando recibo correo (electrónico) de una amiga o un amigo, pero aquí trataba de destacar por qué me parece especial esta forma de comunicarnos escribiendo cartas a mano.
Besos.

Sara dijo...

Cuanto disfruté con esta hermosa costumbre, con esta forma de comunicarme con mis amigos y mi exnovio jejejeje, estaba deseosa de recibir carta y escribí infinidad de ellas,¡¡ ahora!! tienes razón...ya no es lo mismo,ahora en los buzones sólo nos llegan las letras de la hipoteca, recibos de luz, pagos y más pagos...que grrrrrrrrrrrrrrrrrr, horror. Te dejo mi abrazotedecisivo Luisa y disfruta mucho, pero muchote del veranín.

LUISA M. dijo...

Hola, SARA. Es verdad, que lo que solemos recibir a diario en nuestros buzones son sobre todo las cartas del banco de pagos varios. Pero si llega (aunque sea de tarde en tarde) una carta personal, nos da una gran alegría.
Que tengas un buen verano y se logren resolver los problemas de tu tierra. Besos.

Chomp dijo...

Esto seria interesante, hay costumbres que se extrañan con melancolía.

Hasta la vista.

LUISA M. dijo...

Gracias por tu comentario, Chomp, y bienvenida a mi blog.
Cierto que se extraña recibir alguna carta personal "como las de antes".
Saludos.