miércoles, 22 de diciembre de 2010

Volver a casa por Navidad y con Malena colaborar

Como el turrón de aquel anuncio, "vuelvo a casa por Navidad". Con guantes y bufanda, camino por una calle comercial: luces de colores, escaparates, regalos... Llegan hasta mis oídos las notas de un villancico que despiertan en mi mente recuerdos de un tiempo atrás.

Con nostalgia rememoro cuando buscaba con papá piedras, arena y musgo para hacer nuestro belén, cuando mamá y yo redactábamos los christmas a la familia, cuando después de la cena de Nochebuena cantábamos juntos villancicos, cuando los tres hermanos escribíamos con ilusión la carta a los Reyes Magos.


Son dulces recuerdos, muchas cosas han cambiado, nos hemos hecho mayores, otros pequeños llegaron. Pero sonrío al pensar que mantenemos la tradición de reunirnos estas fiestas para comer o cenar, para compartir en familia la sidra, el turrón, el mazapán, dedicar un pensamiento a los que ya no están, darnos un beso cariñoso y hacer un brindis especial para desearnos todos una feliz Navidad.

¿La celebraremos juntos también el próximo año? Quiero disfrutar de estos momentos de alegría, cariño y unión familiar. ¡Quién sabe lo que el futuro nos puede deparar!
.

Luisa M.


Éste es el texto que envié a mi amiga Malena, de El tintero de China, para colaborar con ella en su hermosa iniciativa de publicar un post colectivo con textos escritos "desde el corazón" de varios amigos y amigas blogueros. Con su ternura y su fuerza, ha conseguido una amplia participación y, con su esfuerzo ha logrado su objetivo. El post conjunto lo ha titulado "A corazón abierto". Os invito a dirigiros allí, a leerlo y a saborear de este surtido navideño y de la cariñosa acogida que Malena y su tintero dan a los que la visitan.


También podéis entrar pinchando sobre la imagen del árbol que ilustra dicho post colectivo.

¡Felices fiestas a todos!

12 comentarios:

Troba dijo...

Sigamos este 2011 trenzando banderas...
Besos.

Freia dijo...

Querida Luisa
Quizá lo más soportable de la Navidad sean los recuerdos de infancia.
Me gusta esa idea del texto colectivo. Ahora iré para allí, pero antes quiero desearte feliz Navidad y un 2011 cargado de salud y serenidad.
Un abrazo muy fuerte,

Cornelivs dijo...

¡Igualmente amiga, Felices Fiestas...!

Un abrazo.

Martine dijo...

Estas fechas, alegres y nostálgicas a la par..
Alegría y tristeza, pero entrañables siempre..
Te felicité por mail y me reitero aqui.. ¡Felices Fiestas y un Año 2011 inmejorable! De todo corazón, Luisa y besos, muchos!

Princesa Nadie dijo...

Querida Luisa
Me es más fácil desde aquí que enviarte un correo
Feliz Navidad
Un Beso

Sara dijo...

Felices fiestas también para ti, y que todos tus sueños se cumplan en el 2011, que no te falte nunca lo que necesitas. Un placer volar contigo Luisa, un placer.
Me voy a ver a Malena.
Mi abrazotedecisivo cargadito de navidad, muackssssssssssss.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Tiempo de vuelta, desde luego. Y de recordar la infancia, el espacio adecuado para la Navidad.

Juan Luis G. dijo...

Aaaah Luisa!! Muchas gracias por recordarme esas excursiones con mi padre para buscar musgo, arena, piedras, corcho... para hacer el belén. Esas navidades de la infancia son las mejores y las que dan algo de sentido a las presentes.

Un abrazo y feliz entrada de año

Ara dijo...

Otra visión navideña

La navidad nos ha llegado un año más, con sus caras poliédricas: sueños, alegrías, solidaridad, afectos. Consumismo, tristezas, encuentros, eventos, añoranzas, dolor, recuerdos….
Pocas conmemoraciones tradicionales de cariz cristiano, en nuestro contexto, han arraigado tanto entre las distintas generaciones. No sé si ello ha sido bueno o no. En general comparto contigo esas ilusiones ,afectos, encuentros.. que nos , fomentaban sentimientos de amor, felicidad y unión familiar. Todo esto tenía un gran valor humanístico y, por qué no terapéutico.
Pero ya llevo varios años observando un cierto diluirse, desde ópticas diversas, como si ya su función estuviera languideciendo, o quizá hoy ya no tenga el mismo sentido del ayer:
+Conozco a familias que el encuentro alrededor de una gran mesa, se ha limitado a la familia nuclear, en el camino se quedaron el resto ( abuelos, tíos, primos, hermanos..) aquella gran familia que daba vigor a los vínculos familiares.
+Si los padres ya no viven. en varios hogares ya no se rememora como tal, la festividad ha pasado a ser una de tantas sin más, cada cual disgregado del aquel núcleo se dispersa por distintos lares geográficos.
+Desde el punto de vista educativo muchas voces claman la defensa del laicismo en España, en varios centros educativos se ha sustituido por la denominada Fiesta de invierno. Hay una vuelta a sus orígenes paganos, enfocando las actividades didácticas a conmemorar la entrada en el solsticio de invierno, dándole un matiz nada religioso, desmitificando así la historia de la natividad que en su día nos contaron.
Ciertamente, estamos en otros tiempos, donde si todo lo que nos rodea es cambiante, ¿cómo no vamos a ser nosotros?. Seguimos a la zaga de las tecnologías, sintiéndonos atrapados por ellas, pero, aquel calor de hogar, aquel arrullo de antaño, aquel sentirse parte de un núcleo estable, no ha sido sustituido por las redes sociales hasta hoy; creando un gran vacío y soledad interior, desarrollando problemas psicosomáticos que podrían ser el origen de algunas patologías de la actualidad.
Seguramente las próximas navidades llegarán y nos iremos adaptando a celebrarlas como mejor sepamos y podamos, tratando siempre de ver la cara alegre y positiva, pues la plasticidad humana es evidente para evolucionar equilibradamente.
Araceli

David Carrascosa dijo...

FELIZ 2011, LUISA!! UN FUERTE ABRAZO!!

Ara dijo...

Hola Luisa!
Acabo de visitar el Blog de Malena y la recopilación de corazón abierto que habeis hecho. Me ha encantado, es una idea excelente.
Feliz año nuevo y un fuerte abrazo.
Araceli

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

si has vuelto...a casa...ojalá disfrutes; yo lo hice como el anuncio pero con la certidumbre que un vacío encontraría y así fue... ya todo no va a ser igual...un abrazo