sábado, 26 de julio de 2008

Viaje hacia el interior

Muchos solemos relacionar las vacaciones de verano con la realización de un viaje más o menos largo, más o menos esperado, más o menos exótico, más o menos soñado...

En ocasiones nos pasamos semanas planeando con ilusión el destino al que vamos a viajar; buscando información cultural o turística de la zona en Internet, libros o revistas; consultando posibilidades de vuelos, trenes, autobuses y ofertas de hoteles, casas rurales o apartamentos... Reconozco que soy una de esas personas que disfruta con los preparativos y los prolegómenos casi tanto como con el viaje mismo.

Después, cuando llega el momento de emprender el viaje, llegan también las compras de última hora, los nervios, el entusiasmo y la emoción que, a veces, se enfría un poco por la espera en aeropuertos o estaciones o la larga cola de vehículos en una carretera.

Por fin, llegamos a nuestro destino elegido y tratamos de programar minuciosamente las visitas, el recorrido o las actividades de cada día para aprovechar las horas al máximo. Esos cinco, siete o diez días de vacaciones se nos pasan volando y casi nunca conseguimos cumplir todos los objetivos previstos. Nos falta tiempo para visitar un castillo precioso que está a 50 km. de nuestro hotel, para recrearnos en la contemplación de las pinturas de un museo o para hacer una ruta de senderismo por la garganta de un río.

Pero lo fundamental del viaje es que disfrutemos de esa experiencia única (o incluso irrepetible) con la mente abierta; que nos llevemos esas sensaciones de contemplar un paisaje, una obra de arte, una ciudad, impregnadas en todos nuestros sentidos; que paladeemos ese tiempo minuto a minuto a pesar del cansancio, de las colas para visitar los monumentos, del calor, el frío o la lluvia; que conozcamos y apreciemos a las gentes del lugar; que despertemos nuestro espíritu aventurero y alimentemos nuestro espíritu creativo...
O, dicho más brevemente, con dos estrofas de un poema que escribí al finalizar un viaje que me dejó huella:

Salir de tu población,
abrir los ojos, la mente,
conocer otras culturas,
muchos pueblos diferentes,
un poco de arte y de historia,
y a maravillosa gente.

Renovar el interior,
impregnarse del ambiente,
sentir que a tu alrededor
hay un paraje excelente,
magnífico, encantador...
Y… a gozar ¡Menuda suerte!

Hace unos días, releyendo un libro de Rosa Regás encontré esta cita en la que una de sus protagonistas explica lo que es viajar para ella (por supuesto, mucho mejor que yo porque es una gran narradora). Os la transcribo a continuación. Analizadla, comentadla,... disfrutadla. Si podéis, leed el libro completo, os lo recomiendo, son 17 relatos narrados en primera persona con escenarios variados, situaciones actuales y personajes cercanos.

"... Pero para mí viajar es otra cosa. ...Viajar es desvelar una realidad que se encuentra en el lugar adonde vamos, es sentir el aire, ver el paisaje, conocer a sus gentes, oír los ruidos de sus calles. Viajar es descubrir no sólo esa realidad, sino entrar un poco más adentro de nosotros mismos para saber cómo nos comportamos en situaciones que no son habituales."

(ROSA REGÁS, "Viento armado" - fragmento del relato "Lucy")


8 comentarios:

Soboro dijo...

Para mí, todo viaje depende de las circunstancias en las que vayas y del tiempo que vayas a estar.
Sobre todo me encanta disfrutar de las curiosidades de los sitios y, si hay ocasión, conocer a sus gentes.
Un saludo

Juan Luis dijo...

Hola.

Escribir un poema es una forma de viajar; de esos viajes lejanos sin tener que recorrer un solo kilómetro.

Saludos.

LUISA M. dijo...

Soboro: Bienvenida al blog, vuelve siempre que quieras. Desde luego que cualquier viaje depende del tiempo en que lo realices y de las circunstancias. También a mí me gusta descubrir rincones y curiosidades del lugar y a sus gentes.
Juan Luis: Gracias por tus visitas y comentarios. Magnífica forma de viajar (escribir un poema) sin moverte de donde estás. Practiquémosla con frecuencia. También nos permite viajar la lectura de un poema, un relato, una novela, un post... Así que... ¡a leer, a escribir, a viajar!
Saludos a ambos (Juan Luis y Soboro).

Selma dijo...

... Viajar no es hacer turismo, sino todo lo contrario, es ir a la aventura , conocer a la gente,si es posible compartir su día al día... son los mejores recuerdos que nos llevaremos, sin duda alguna...

un beso Luisa!

NáN dijo...

Bueno, no soy viajero. Durante mucho tiempo hasta me ponía enfermo, literalmente, los primeros días.

Por suerte, y por la edad, me acepto como soy y apenas viajo (lo que me pide quien vive conmigo, pero un poco menos de lo que pide: ¡qué suerte que su profesión sea la de viajar, porque así no suele pedir mucho!).

Por todo lo dicho, no te sorprenderá que la mejor definición del viaje que conozco es: "Viajar es salir para hacer ganas de volver".

Sin embargo, ¡buen viaje!

LUISA M. dijo...

Gracias por pasar por aquí y por vuestros comentarios, Selma y Nán. Me gustan vuestras definiciones de viaje, cada cual puede tener la suya, todas igualmente respetables. A mí me gusta viajar para conocer nuevos sitios y nuevas gentes aunque no lo hago con demasiada frecuencia. Este verano, por circunstancias personales, no voy a realizar ningún viaje. Pero las visitas por algunos blogs estupendos como los vuestros, me permiten viajar a lugares diferentes... sin moverme de casa y conocer a muchas personas... aunque no nos veamos.
¡Hasta la próxima! Saludos.

Selma dijo...

....Y hacer Amigas/os viajando por la "Blogocosa"..

Un beso Luisa!

manuel-tuccitano dijo...

es cierto lo que relatas, mi mujer y yo comenzamos a planear el viaje de verano casi en febrero, pero solo el lugar, el resto es a la aventura. Lo que no hago es irme a lugares paradisiacos...intento disfrutar de mi entorno, me queda mucho que conocer.... saludos