jueves, 15 de enero de 2009

Un largo viaje

Cierra la maleta empujándola con ambas manos. Está llena, pero no ha conseguido meter todo lo que le hubiese gustado llevar.
Comprueba por segunda vez que lleva consigo el pasaporte y la cartilla de vacunaciones que le dieron en el centro médico el día anterior.
Una extraña sensación de desasosiego la invade de pronto, pero logra apartarla inmediatamente de su pensamiento.
Otra vez sonríe. Está contenta de poder realizar aquel viaje, tiene ganas de llegar cuanto antes… ¡hay tanto por hacer allí! Aunque, a la vez, no puede evitar sentir miedo, no por ella misma, ni por su seguridad, no, lo que le preocupa es que le impidan realizar su labor en aquel país.
Al dirigirse a la puerta, mira al espejo y se dice: “¡Adelante, Susana, vamos allá! Hacen falta muchas manos para ayudar. Esa gente está sufriendo mucho...” y le vienen a la mente las imágenes que ha visto en el telediario.
En pocos minutos un taxi la traslada al aeropuerto. Le espera un largo viaje. Su vuelo hacia Madrid sale en hora y media, allí se reunirá con otra compañera, después, ambas cogerán otro avión que, con escalas intermedias, las llevará rumbo a aquel territorio que se ha convertido en un infierno, en una trampa mortal para la población civil.
Susana tiene treinta años, es cooperante de una ONG y se dirige a Gaza para realizar labores humanitarias.
... ¡Que la fe en Dios y la esperanza en el ser humano la acompañen!

15 comentarios:

SELMA dijo...

Mi más profunda admiración por Susana, por su Amiga y por todos los que allí y en otros lugares del Mundo realizan tan abnegada labor...Son nuestros heroes, anónimos...

¿Luisa, tu crees que en la maleta le caben unos besos solidarios y una paloma...?

Para ti muchos y cariñosos, Luisa.

Juan Luis G. dijo...

Susana y tantos como ellas son la esperanza del ser humano.

Un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Cuantos nombres anónimos dan la vida por los demás sin esperar nada a cambio...besos paisana... y feliz año

lys dijo...

Pienso que hay esperanza mientras haya gente como tu amiga.

Un beso

Cornelivs dijo...

Susana y su amiga me hacen NO perder la fe en el ser humano.

Bienvenida de nuevo...!

Un beso.

Parsimonia dijo...

Si no lleva ese equipaje último y el más importante, le va a resultar muy difícil afrontar todo lo que allí vea.
Un beso.

LUISA M. dijo...

Gracias, SELMA, JUAN LUIS, MANUEL, LYS, CORNELIVS y PARSIMONIA por expresar vuestra opinión y vuestro apoyo.
Este texto pretende ser un sencillo homenaje a todas las personas que dedican parte de su vida a la ayuda humanitaria de las poblaciones que sufren guerra, hambre, enfermedades, dolor... y, al mismo tiempo, recordarnos que cada uno de nosotros podemos aportar alguna ayuda: nuestras palabras de rechazo a la muerte y la injusticia, nuestra solidaridad, nuestra movilización pacífica para pedir a los gobernantes que intervengan para que el alto el fuego, la firma de una tregua... llegue cuanto antes.
No debemos callarnos, no.
No podemos perder la esperanza ni la fe.
SELMA, la paloma no sé si podría llevarla, pero, claro que le caben en la maleta muchos besos solidarios, de hecho los lleva con ella.
PARSIMONIA, yo también creo que lo más necesario de todo su equipaje es su propia fuerza, la fe y la esperanza. Sin ellas, difícilmente podría sobrevivir ni ayudar allí.

Abrazos solidarios y esperanzados para todos vosotros.

Sara dijo...

Mi apoyo más total, y mi más profunda admiración a estas personas que si practican la solidaridad de forma real, en el momento indicado y en el lugar preciso.
Bonito y humano post Luisa.
Un abrazote

мαяια dijo...

Si hay un adjetivo que defina a Susana ese es VALIENTE. Sin lugar a dudas...

Un besito!

Cani dijo...

Que existan personas que se juegan todo por los demas hace que no perdarmos la esperanza de un mundo mas justo.
Un abrazo

leoygano dijo...

le deseo toda la suerte y fortuna que puedo, la necesitara.

Nuria dijo...

El ser humano es grande aunque algunos lo desprecien

LUISA M. dijo...

Gracias, amigas SARA, MARÍA, NURIA y CANI por vuestro apoyo.
Bienvenido/a, Leoygano, a este blog.

SARA: Sí, creo que son dignas de admiración las personas como ella. ¡Ojalá fueran muchas más!

MARÍA: De acuerdo contigo, valiente es el adjetivo que mejor la define.

CANI: No perdamos la esperanza, no. Con la aportación de todos haremos un mundo más justo.

NURIA: Un tanto enigmático tu comentario... Creo que el trabajo solidario de personas como ésta nos hacen creer en la grandeza del ser humano. ¿Es eso a lo que te refieres?

LEOYGANO: Efectivamente, necesitará mucha suerte. ¡Que su esfuerzo y el de tantos otros no sea en vano...!

Besos esperanzados para todas.

David Carrascosa dijo...

Hola Luisa, qué tal estás?

Tan placentera ha sido tu visita a mi blog como saber de las humanas inquietudos de Susana. Gracias a ti por lo rimero y a ella por su sacrificio.

Bonito blog, por cierto. No será, con tu permiso, al última vez que pase por aquí. En cuanto a ti, ya sabes donde tienes tu casa.

Un abrazo, cuasi-paisana!

LUISA M. dijo...

DAVID: Gracias por el amable comentario. Las virtudes de Susana (y las personas como ella) son su valentía, su humanidad y su solidaridad.
Bienvenido a mi blog, vuelve siempre que quieras. Yo también me daré una vueltecita por el tuyo de vez en cuando.
Un abrazo.